Blogia
M | E | T | S - me encanta tu sexo

Eyaculación Femenina

Aprendiendo a Eyacular

Aprendiendo a Eyacular

Pasar a la eyaculación sólo requiere algunos ligeros cambios en la técnica. Primero vacíe su vejiga; tendrá que dejarse ir sin la vejiga llena produciendo presión o apuro. El apuro todavía debe desarrollarse, sólo que no debe ser el resultado de la vejiga llena. El apuro por eyacular puede no ocurrir sin haber estimulación de sus glándulas parauretrales. Es probable que esto requiera el uso de un dildo si usted está sola. Mientras que masajea el clítoris, usando sus dedos o
un dildo estimule su uretra masajeando la parte de arriba de la vagina, usando al principio sólo una ligera presión.
Masajear toda la longitud de la uretra, desde la apertura de la vagina hasta adentro un par de pulgadas (unos 5 cm.)
Mantenga el masaje del clítoris. Pruebe distintas presiones y toques. Masajear la apertura uretral puede sentirse placentero también. Estimular su uretra puede causarle a usted que sienta la necesidad de orinar, como se desea. No luche contra las ganas. Siga la corriente, literalmente. Relájese y respire profundamente.

Si encuentra una zona altamente sensible, concéntrese sólo en ella, pero también puede encontrarla demasiado sensible para estimularla directamente. Si su punto-G es muy sensible, puede encontrar que usted sólo puede tolerar su estimulación estando muy cerca del orgasmo, cuando su umbral de dolor ha aumentado. Mantenga el masaje de su clítoris y su uretra. Continúe hasta el punto del orgasmo. Una acumulación lenta, con mucho juego, puede ayudar a
producir las ganas más grandiosas y el orgasmo más fuerte. Cuando ocurra el orgasmo, relaje la vejiga y presione como si orinara. Si usted eyacula probablemente sienta una sensación nueva y fuerte, si no, experimentará un fuerte orgasmo, así que no pierde nada. Usted puede no advertir ninguna humedad hasta después que ha terminado el orgasmo. Poder eyacular puede llevar práctica, incluso si usted puede disparar orina durante el orgasmo. No se sabe si todas las mujeres pueden eyacular, entonces usted tiene que experimentar. De todas maneras debe ser placentero.

Algunas Recomendaciones sobre el Cuidado y la Salud
Desafortunadamente, puede haber algunos efectos colaterales al masajear la uretra. La uretra es muy sensible y es fácilmente irritable. Incluso el coito normal puede irritar la uretra de la mujer, resultando en micciones dolorosas e infecciones. Esto es específicamente cierto en las mujeres vírgenes con músculos pélvicos tensos porque son muy  estrechos, resultando en haber demasiada fricción entre su vagina y el pene o dildo. Estimular intencionalmente la uretra aumenta las chances de haber irritación e infección. Para ayudar a impedir las infecciones y reducir las chances de irritación, la mujer debería beber mucho agua y orinar justo antes y después de la estimulación de la uretra, o del sexo en general, si usted es propensa a las infecciones del tracto urinario. También se recomienda que las mujeres beban jugo de arándanos porque su nivel de acidez ayuda a rechazar las bacterias que causan las infecciones. Si usted experimenta irritación, micción dolorosa, o infección, trate de usar menos presión cuando se masajea o estimula la uretra. Con el tiempo la uretra puede acostumbrarse a la estimulación, pero no se torture, ni se inflija infecciones múltiples.

La Humedad
Si usted eyacula puede haber sólo un poquito de líquido expelido o podría haber mucho. Si usted está lanzando chorros de eyaculación intencional y repetidamente, puede haber líquido por todos lados. Puesto que usted usualmente duerme donde tiene sexo, las eyaculaciones pueden presentar un problema. Si usted sólo eyacula un poco, la solución puede ser simplemente tener un par de toallas cerca de la cama. Si usted dispara chorros, entonces las toallas pueden no alcanzar. Tener una cubierta plástica que cubra el colchón y sábanas extra pueden ser la solución, aunque cambiar las sábanas y limpiar puede no ser la manera de relajarse después del sexo. Puede probar en la ducha para evitar inconvenientes de este tipo.

¡La Importancia de la Estimulación Clitoridiana!

¡La Importancia de la Estimulación Clitoridiana!

El clítoris tiene probablemente la clave para la eyaculación femenina en la mayoría de las mujeres. Si el clítoris no es estimulado es menos probable que la mujer se vuelva muy excitada. Si ella no está muy excitada, sus glándulas parauretrales no se llenarán de fluido. Si sus glándulas parauretrales no se hinchan ella puede no tener un punto-G. Si su clítoris no es estimulado, es menos probable que ella alcance el orgasmo, impidiendo las contracciones rítmicas de los músculos pélvicos que expelen y liberan la eyaculación. Así que simplemente, antes de que usted pueda ir a explorar el punto-G, usted debe dominar antes la estimulación del clítoris. Hay mujeres que son orgásmicas y eyaculan cuando se estimula solamente su vagina o punto-G, es probable que esta habilidad se descubra más accidentalmente
que intencionalmente.

Quién posee un Punto G?

Definir el "Punto Grafenberg" o "Punto-G" no es una tarea simple. La mayoría diría simplemente que es un área de alta sensibilidad localizada en las estructuras parauretrales. El problema con esta definición es que la sensibilidad de esta área no es probable que sea constante. Si la mujer no está excitada sexualmente, puede no tener punto-G. Si la misma mujer está muy excitada y sus glándulas parauretrales están saturadas de fluido prostático, ella puede tener un punto-G
muy distinto. Quizá haya mujeres que no advierten un punto-G aun cuando eyaculen y experimenten un orgasmo más intenso si se estimulan sus glándulas parauretrales. Por este motivo es importante que la gente no tenga una definición concreta de lo que es un punto-G. Cada mujer creará su propia definición, válida solamente para ella.

La siguiente cuestión a debatir es si "todas" las mujeres tienen o no un punto-G. Esta realmente no es una pregunta válida. El punto-G indica la "sensibilidad" de un área no específica de tejido. El "punto-G" define la "condición" hinchada de las glándulas parauretrales durante la excitación sexual. No hay estructuras anatómicas con estos nombres. Esto explica en parte por qué la gente tiene problemas en encontrarlo. Lo que uno necesita buscar son las glándulas
parauretrales. Todas las mujeres las tienen y es probable que todas ellas produzcan al menos una pequeña cantidad de fluido que puede salir y mezclarse con los otros fluidos presentes en cantidades mucho mayores.

¿Cómo Localizar las Glándulas Parauretrales?
Es muy simple, usted localiza la uretra. La abertura uretral está localizada directamente sobre la abertura vaginal, debajo del clítoris. A pesar de que puede ser difícil encontrar en algunos casos. La uretra se extiende desde la apertura uretral, meato urinario, hacia adentro del cuerpo, a lo largo de la pared frontal o superior de la vagina por 1,5 a 2 pulgadas (~4 a 5 cm.). Mientras que usted puede ver la apertura uretral, usted no puede ver las glándulas parauretrales mismas. Usando un espéculo, usted podría ver las glándulas parauretrales hinchadas proyectándose dentro de la vagina a través de la pared vaginal.
Las personas "curiosas" pueden deslizar un dedo o dos en la vagina de su pareja o en la propia mientras orinan así pueden sentir la orina pasando a través de la uretra. Esto lo ayudará a localizar su posición exacta. Una vez que ha localizado la uretra, ya tiene la base para buscar una posible área a lo largo de ella que es muy sensible a la estimulación, una zona o punto-G.

¿Cómo se estimulan las Glándulas Parauretrales?
Entonces ahora que usted tiene una idea de la localización del punto-G, ¿cómo lo estimula? Las herramientas más versátiles son sus dedos. Son firmes pero flexibles. Tienen sensibilidad y le da a Ud. retroalimentación. Sin embargo para la exploración en solitario los dedos pueden ser un problema. No son muy largos. Además, si una mano está estimulando su clítoris, se limita el acceso a su vagina con la otra mano. Entonces además de los dedos, para encontrar y estimular el punto-G, usualmente se requieren dildos y/o vibradores. (Por conveniencia, llamaré dildos tanto a los dildos como a los vibradores). Utilicé el plural ’dildos’, no el singular ’dildo’, porque hay una chance considerable que usted tenga que probar muchos dildos diferentes para encontrar justo el apropiado.

Eligiendo un Dildo
¿Cómo elegir un dildo para la estimulación del punto-G? Prueba y error. Los dildos que logran buenos resultados son los curvados cerca de la punta, llamados estimuladores del punto-G, y los que tienen forma de pene con una cresta prominente en la unión del glande y el tronco.
Si usted está por comprar un dildo para la estimulación del punto-G, prepárese para comprar y probar muchos.
Cualquier mujer que considere seriamente usar dildos necesita ser conciente que muy probablemente tendrá una colección de favoritos, en vez de uno especial. Al cambiar el ánimo de la mujer, cambian sus necesidades de dildos. Mientras que las mujeres comienzan con uno, muchas de repente encuentran que tienen una gaveta llena de ellos. Algunas mujeres valoran sus colecciones.

Todas las Mujeres Eyaculan?

La última investigación indica la posibilidad de que todas las mujeres produzcan eyaculación femenina, incluso si no se dan cuenta. El fluido expelido no es orina, es un líquido alcalino segregado por las glándulas parauretrales. Las glándulas parauretrales producen una enzima llamada fosfatasa ácida prostática PAP (del inglés, prostatic acid phosphatase), y glucosa (un azúcar.) Estas sustancias se han encontrado en cantidades mucho mayores en la eyaculación femenina que en la orina. El fluido de las glándulas parauretrales es expelido o liberado durante el orgasmo como resultado de las contracciones pélvicas. Para que esto ocurra no se requiere estimulación del punto-G ni de las glándulas parauretrales y puede ocurrir en ausencia de orgasmo. Las glándulas pueden simplemente rebalsar de fluido
y como resultado lo dejan fluir poco a poco.

Próstata Femenina

Próstata Femenina

Durante el desarrollo fetal inicial los fetos varones y mujeres comienzan siendo mujeres antes de que el feto varón pueda producir sus propias hormonas. La producción de testosterona en los fetos varones no se dispara hasta aproximadamente la séptima u octava semana del desarrollo fetal, por la presencia del cromosoma Y. Esto requiere que los fetos femeninos inicialmente tengan órganos rudimentarios que podrían desarrollarse ya sea en órganos reproductivos y sexuales "masculinos" o "femeninos". Como resultado, el tejido que se desarrolla en la glándula próstata masculina también existe en las mujeres.

La próstata femenina es en realidad una colección de glándulas parauretrales. Estas glándulas rodean a la uretra femenina por todos lados y se vacían en ella a través de muchos orificios pequeños. Parauretral simplemente significa cerca de la uretra.

Las glándulas parauretrales también son llamadas Glándulas de Skene. Las más grandes de estas glándulas - puede haber treinta o más - están localizadas cerca del orificio uretral y en algunos casos pueden abrirse en la vulva. La cantidad, el tamaño, y la ubicación de estas glándulas varía de mujer a mujer. Durante la excitación sexual las glándulas parauretrales se llenan con fluido y en algunos casos puede sentirse a través de la pared vaginal. Estas glándulas producen el mismo fluido alcalino que la próstata masculina.

Puesto que las glándulas parauretrales no tienen la misma estructura que la glándula próstata, no es realmente  apropiado decir que las mujeres tienen una glándula próstata. Las glándulas parauretrales de la mujer no se unen en una glándula simple que drene a través de dos conductos en la uretra como en el caso del varón. El término "próstata femenina" se emplea a menudo porque la gente ya tiene algo de familiaridad con la "próstata masculina" y puede hacer una correlación entre las dos, incluso si no le creen. Si usted dice "glándulas parauretrales, la gente usualmente no tiene idea de lo que se está hablando. Hay suficientes similitudes entre las dos como para que esta no sea una afirmación completamente inapropiada, y simplifica la explicación, pero no el debate.

Alguna vez se pensó que la eyaculación femenina se requería para que ocurriera la concepción; se pensaba que la mezcla de los fluidos masculinos y femeninos resultaba en la concepción.

El tejido que rodea a la uretra de la mujer se llena con sangre durante la excitación sexual, como en el caso del varón.
Esto da como resultado que el tejido se ponga firme al tacto.

La uretra de la mujer es parte de la vagina, no un órgano completamente separado. La uretra pasa a través del tejido de la vagina. La vagina y la uretra no pueden separarse como se indica usualmente en las ilustraciones de anatomía.
Además, la vagina tiene un suministro rico de sangre y se llena de ella durante la excitación sexual. Este aumento del flujo de sangre ya se ha encontrado que causa la lubricación vaginal, a veces en cantidades significativas. Si el tejido que rodea la uretra se hincha con sangre, ¿no es posible que las glándulas parauretrales aceleren su metabolismo y se llenen de fluido prostático?
La hinchazón que se percibe alrededor de la uretra femenina está causado por la acumulación de fluido alcalino en las glándulas parauretrales, no solamente por la hinchazón de los tejidos eréctiles. El tejido que rodea a la uretra es rico en vasos sanguíneos.

El clítoris rodea a la uretra sobre tres lados, como lo hacen las glándulas vestibulares y los músculos bulbo-cavernosos, a lo largo del tercio externo de la uretra. El clítoris y las glándulas vestibulares también se hinchan con sangre durante la excitación sexual.

Fluidos Corporales Femeninos

Fluidos Corporales Femeninos

Los hombres pueden eyacular en la cara, en la boca, encima y adentro del cuerpo de su pareja, y esto es visto como normal. Si la mujer lleva sus fluidos corporales sobre su pareja, ella ha hecho una chanchada. Una interesante doble pauta. Si el hombre puede cubrir a su pareja con sus fluidos corporales, la mujer debe poder hacer lo mismo.

Antes de que una mujer pueda aprender a eyacular, a disfrutar de eyacular, o a disfrutar del sexo en general, debe aceptar como normales sus fluidos corporales. No debe cuestionar la naturaleza o cantidad de su humedad, sea ésta sudor, lubricación vaginal, menstruación, eyaculación u orina. Estos fluidos son una parte normal y natural de las vidas de las mujeres. No hay nada que sea inherentemente malo en ellos. Una mujer no podrá permitirse eyacular y experimentar orgasmos si ella no puede dejarse llevar cuando surge la presión o las ganas de eyacular. Mujeres, permítanse gozar y disfrutar del sexo.

Como resultado de los tabúes respecto a los fluidos corporales femeninos, la motivación principal detrás de los estudios sobre la eyaculación femenina parece ser la de determinar si el fluido expelido es orina o no. Si una mujer eyacula un líquido que no es orina, como un hombre, eso es normal y ella no puede remediarlo; ella es normal. Si es orina, ella tiene un problema médico; ella no es normal. Los autores que escriben sobre el punto-G se esfuerzan en persuadir a sus lectores que la eyaculación femenina no es orina. ¿Por qué le dan tanta importancia a la naturaleza exacta de este fluido lanzado de los cuerpos de las mujeres? ¿Importa realmente si es orina o eyaculación? Si una mujer se excita de disparar orina en el momento del orgasmo, ¿diremos que tiene un problema? ¿Le quitaremos este placer? Si una mujer lanza orina en el momento del orgasmo, dejémosla; si eyacula descontroladamente, que sea así. No está en nosotros juzgar el placer sexual de la mujer.