Blogia
M | E | T | S - me encanta tu sexo

Aprendiendo a Masturbarse

Aprendiendo a Masturbarse

Aprendiendo a Masturbarse

Cuanta más información adquiera de este sitio web, y de otras fuentes, más preparada estará para aprender a cómo masturbarse hasta el orgasmo. Mientras que la masturbación es en algunos aspectos simple, es compleja en otros, entonces no se culpe si no es fácil para usted. Simplemente tómese el tiempo y dése la oportunidad para aprender.
Cuando haya aprendido a relajar todo su cuerpo, y sepa que lo está, párese, acuéstese en la cama, o siéntese en una silla cómoda y comience lentamente a explorar su cuerpo desnudo o semidesnudo. Si es posible, hágalo frente a un espejo grande. Corra sus dedos y manos a través de su cuerpo. Pase loción o aceite por su cara y cuerpo. Explore sus pechos, juegue con sus pezones; quizá los encuentre sensibles a la estimulación sexual, un cincuenta por ciento de las mujeres no lo hace. Acaricie sus piernas y muslos. Encierre su vulva con su mano y frótela suavemente con pequeños círculos, mientras prueba con diferentes presiones.
No vaya directamente sobre su clítoris. Si usted no está adecuadamente excitada puede ser insensible o demasiado sensible. Se necesita que llegue la sangre a su vulva antes de la estimulación del clítoris, por eso se necesita la fantasía o deseo sexual, y una lenta aproximación.

No trate de tener orgasmo. Haga cosas que usted sienta placenteras. Si algo no se siente bien, intente otra cosa. Trate de despertar esas terminaciones nerviosas dormidas. Si usted se siente tensa, deténgase, inspire profundamente y relájese. Haga este ejercicio tan a menudo como sea posible, pero sólo por 15-20 minutos cada vez. No se canse ni se tense. El propósito de este ejercicio es hacerla sentir bien estando relajada.
Un buen momento para hacer esto es cuando usted se acuesta de noche, pero si usted puede arreglar un momento más temprano en el día, digamos al despertarse, eso podría demostrar ser más beneficioso.

Después que esté cómoda por explorar y tocar su cuerpo tendría que probar medios de estimulación a su vulva más directos. Deslice sus dedos entre los pliegues de su vulva, masajee y juegue con sus labios menores. Quizá tirando de ellos ligeramente o firmemente. Deslice sus dedos hasta la parte superior de su vulva y ubíquelos arriba de su clítoris. Sienta su calor y firmeza cuando está excitada sexualmente. El clítoris de algunas mujeres no se pone erecto o está oculto por los tejidos circundantes, por lo tanto ellas deben guiarse por ellas mismas por lo que se siente mejor. Algunas mujeres pueden necesitar ubicar su clítoris con un espejo, ya que podrían no detectarlo con sus dedos; esto no es raro.
Haga deslizar el tejido que rodea al clítoris a través de su tronco y glande. Si siente la necesidad, inserte un dedo o dos en su vagina, o un vibrador, si tiene uno.
Usted quiere sentirse realmente bien, pero no tenga la intención de tener un orgasmo. Si ocurre, tendría que ser una sorpresa total. Si usted piensa en tener un orgasmo, necesita frenarse, relajarse, y redirigir sus pensamientos. Su cerebro no tendría que saber que está por tener un orgasmo.

La primera o primeras veces probablemente no experimente el orgasmo, entonces no trate de tenerlo. Simplemente disfrute los placeres de tocarse.
Pruebe disfrutar de su cuerpo y de los placeres que le da.
Si se siente al borde del orgasmo, pero no puede lograrlo, probablemente esté esforzándose demasiado. No puede forzar a su cuerpo a tener un orgasmo. Si usted llega a este punto, pare y relájese. Si se siente frustrada, llorar realmente le ayudará a relajarse y a liberar la tensión.

Si usted enfrenta grandes desafíos para experimentar el orgasmo, el sexo en pareja puede no ser una opción. Si usted está incómoda con la intimidad física, al mirar o tocar su cuerpo, o al masturbarse, es más difícil disfrutar el sexo en pareja. Simplemente usted puede no estar preparada para el sexo en pareja.
Si usted no ha explorado y descubierto su propia sexualidad, probar con una pareja podría confundirla.