Blogia
M | E | T | S - me encanta tu sexo

Próstata Femenina

Próstata Femenina

Durante el desarrollo fetal inicial los fetos varones y mujeres comienzan siendo mujeres antes de que el feto varón pueda producir sus propias hormonas. La producción de testosterona en los fetos varones no se dispara hasta aproximadamente la séptima u octava semana del desarrollo fetal, por la presencia del cromosoma Y. Esto requiere que los fetos femeninos inicialmente tengan órganos rudimentarios que podrían desarrollarse ya sea en órganos reproductivos y sexuales "masculinos" o "femeninos". Como resultado, el tejido que se desarrolla en la glándula próstata masculina también existe en las mujeres.

La próstata femenina es en realidad una colección de glándulas parauretrales. Estas glándulas rodean a la uretra femenina por todos lados y se vacían en ella a través de muchos orificios pequeños. Parauretral simplemente significa cerca de la uretra.

Las glándulas parauretrales también son llamadas Glándulas de Skene. Las más grandes de estas glándulas - puede haber treinta o más - están localizadas cerca del orificio uretral y en algunos casos pueden abrirse en la vulva. La cantidad, el tamaño, y la ubicación de estas glándulas varía de mujer a mujer. Durante la excitación sexual las glándulas parauretrales se llenan con fluido y en algunos casos puede sentirse a través de la pared vaginal. Estas glándulas producen el mismo fluido alcalino que la próstata masculina.

Puesto que las glándulas parauretrales no tienen la misma estructura que la glándula próstata, no es realmente  apropiado decir que las mujeres tienen una glándula próstata. Las glándulas parauretrales de la mujer no se unen en una glándula simple que drene a través de dos conductos en la uretra como en el caso del varón. El término "próstata femenina" se emplea a menudo porque la gente ya tiene algo de familiaridad con la "próstata masculina" y puede hacer una correlación entre las dos, incluso si no le creen. Si usted dice "glándulas parauretrales, la gente usualmente no tiene idea de lo que se está hablando. Hay suficientes similitudes entre las dos como para que esta no sea una afirmación completamente inapropiada, y simplifica la explicación, pero no el debate.

Alguna vez se pensó que la eyaculación femenina se requería para que ocurriera la concepción; se pensaba que la mezcla de los fluidos masculinos y femeninos resultaba en la concepción.

El tejido que rodea a la uretra de la mujer se llena con sangre durante la excitación sexual, como en el caso del varón.
Esto da como resultado que el tejido se ponga firme al tacto.

La uretra de la mujer es parte de la vagina, no un órgano completamente separado. La uretra pasa a través del tejido de la vagina. La vagina y la uretra no pueden separarse como se indica usualmente en las ilustraciones de anatomía.
Además, la vagina tiene un suministro rico de sangre y se llena de ella durante la excitación sexual. Este aumento del flujo de sangre ya se ha encontrado que causa la lubricación vaginal, a veces en cantidades significativas. Si el tejido que rodea la uretra se hincha con sangre, ¿no es posible que las glándulas parauretrales aceleren su metabolismo y se llenen de fluido prostático?
La hinchazón que se percibe alrededor de la uretra femenina está causado por la acumulación de fluido alcalino en las glándulas parauretrales, no solamente por la hinchazón de los tejidos eréctiles. El tejido que rodea a la uretra es rico en vasos sanguíneos.

El clítoris rodea a la uretra sobre tres lados, como lo hacen las glándulas vestibulares y los músculos bulbo-cavernosos, a lo largo del tercio externo de la uretra. El clítoris y las glándulas vestibulares también se hinchan con sangre durante la excitación sexual.

0 comentarios