Blogia
M | E | T | S - me encanta tu sexo

Disfunción Sexual Femenina

Disfunción Sexual Femenina

En la población general son frecuentes las preocupaciones sobre la sexualidad y las disfunciones sexuales. Según estudios recientes 30% de las mujeres entrevistadas carecían de interés por el sexo, 20% expresaron tener relaciones sexuales no placenteras, 15% tenia dolor con el coito (dispareunia), 50% refería dificultad para excitarse, 50% tenia dificultades para lograr un orgasmo y 25% eran incapaces de lograrlo. A pesar de la importancia de estos aspectos en la salud de la mujer, muchas encuentran difícil expresar sus  problemas sexuales al medico y para muchos médicos es incomodo hablar de los aspectos sexuales de sus pacientes, sin embargo, las encuestas revelan que la mayoría de las pacientes esperan que su medico sea capaz de ayudarles con los problemas relacionados con su sexualidad, y creen que es apropiado que se interrogue este aspecto,  dentro de la preparación y elaboración de la historia clínica.

La disfunción sexual es la alteración que se produce en la relación sexual por uno o varios de los siguientes trastornos:

Trastornos del deseo sexual:
Deseo sexual disminuido,  inhibido o  aversión sexual.
Estas pacientes tienen poco interés por la estimulación sexual. Conservan su capacidad para excitarse sexualmente y lograr un orgasmo si su pareja la estimula adecuadamente. Este trastorno se desarrolla durante la edad adulta luego de un periodo de funcionamiento sexual adecuado. Es la disfunción sexual más frecuente y la más difícil de tratar. Las causas más frecuentes son: enfermedades medicas crónicas, fármacos, depresión, stress, envejecimiento, fármaco dependencia, alcoholismo, ortodoxia religiosa, alteraciones de personalidad, desviación sexual oculta, temor al embarazo, enfermedades de transmisión sexual, antecedente de abuso sexual, inexperiencia de uno o ambos compañeros, etc. El tratamiento de estas pacientes requiere terapia individual para corregir la causa y  consejo por terapeuta sexual.

Trastornos del orgasmo:
La disfunción  orgásmica femenina  se  caracteriza  por  el retraso persistente o recurrente del orgasmo o ausencia del mismo, después de una fase de excitación sexual normal que genera tensión y dificultades interpersonales. La falta de orgasmos  o anorgasmia primaria (nunca han tenido un orgasmo) se presenta en un 5 a 10% de las mujeres y es mas frecuente que la anorgasmia secundaria o adquirida. La causa psicológica más frecuente de anorgasmia es la autoobservacion durante la fase de excitación que se acompaña de ansiedad y pensamientos distractores, negativos o de baja autoestima. También son causas de anorgasmia problemas afectivos con la pareja, depresión, fármaco dependencia, enfermedades medicas crónicas, fármacos, trastornos neurológicos, etc. El tratamiento generalmente esta dirigido a controlar la causa subyacente y programas de ayuda con terapeuta sexual.

Trastornos por dolor:
Dentro de las causas más frecuentes, tenemos el vaginismo y la dispareunia. Estas dos causas son susceptibles de tratamientos médicos por parte de los ginecólogos.

Vaginismo:
es la contracción involuntaria, recurrente o persistente de los músculos del piso pélvico que rodean el tercio exterior de la vagina cuando se intenta penetración con el pene, un dedo, un tapón higiénico o un especulo. Es un reflejo involuntario que se desencadena por alguna de estas acciones reales o imaginarias. Puede ser global, cuando se presenta ante todo tipo de intento de penetración vaginal, o situacional, caso en el cual lo único que no puede realizar es el coito. Muchas mujeres tienen deseo sexual normal, lubricación vaginal y orgasmos normales con la masturbación, pero son incapaces de efectuar el coito. Este trastorno es relativamente raro y afecta al 1% de las mujeres. Puede ser una reacción condicionada a una experiencia desagradable, como abuso sexual, exploraciones pélvicas dolorosas, inicio de relaciones sexuales traumáticas. Puede ocurrir de manera secundaria a ortodoxia religiosa, preocupaciones sobre la orientación sexual, miedo a la penetración, conceptos erróneos de su propia anatomía, miedo al dolor físico. Otras causas menos comunes son trastornos médicos, endometriosis, infecciones, himen imperforado. Como la causa del vaginismo suele ser psicofisiologica en la mayoría de los casos, estas pacientes no deben ser sometidas a intervenciones quirúrgicas para aumentar el tamaño del introito vaginal a menos que tengan alguna alteración anatómica que sea susceptible de corrección. El tratamiento del vaginismo tiene como objetivo eliminar el espasmo vaginal involuntario. Para esto se han diseñado las siguientes medidas:

Ayudar a la mujer a familiarizarse con su anatomía y conocerla correctamente.
Fisioterapia pélvica: utilizando  técnicas  de  biorretroalimentación y también de electroestimulación en los músculos vaginales para lograr la relajación de estos.

Dispareunia:
Es dolor genital que ocurre antes,  durante o después  del coito en ausencia de vaginismo. Es la disfunción sexual más frecuente que atienden los ginecólogos y se estima que afecta al 60% de las mujeres durante toda su vida. Puede ser primaria (desde el inicio de las relaciones sexuales) o secundaria (aparición posterior). La experiencia repetida de dolor genital puede causar ansiedad, dificultades interpersonales y por ultimo evasión sexual. Las causas suelen clasificarse de acuerdo al sitio del dolor.

Superficial: Vulvovaginitis  (que no es otra cosa que la inflamación, irritación, o la infección de los genitales externos), himen imperforado o rígido, malformaciones congénitas de la vagina, cicatrices de partos anteriores, atrofia vaginal posterior a menopausia, lubricación insuficiente.
Media: Vagina corta, alteraciones de la vejiga y la uretra, prolapsos genitales.
Profunda: Lubricación insuficiente, infección de genitales internos (EPI), tumores pélvicos, endometriosis, útero en retroversión, miomatosis uterina, colon irritable, espasmos músculos pélvicos.

El tratamiento consiste en el diagnostico adecuado de la causa y el manejo de esta. Para las pacientes con alteraciones de los músculos del piso pélvico que produzcan dispareunia, la fisioterapia pélvica es una opción poco invasiva y sin efectos colaterales que puede aliviar los síntomas asociados con esto.

0 comentarios