Blogia
M | E | T | S - me encanta tu sexo

DESEO SEXUAL

DESEO SEXUAL El deseo sexual es simplemente la fuerza o motivación que nos compele a reproducirnos, a tener sexo. No es distinto al deseo de comer y dormir. Necesitamos comer y dormir para sobrevivir como individuos, y reproducirnos para subsistir como especie. Es un deseo primario que influye nuestras vidas en forma significativa porque es esencial para nuestra supervivencia.
A menudo él nos controla más a nosotros que nosotros a él. Mientras que podemos suprimir nuestra sexualidad, nuestro deseo y energía sexuales se expresarán de una forma u otra. Como ahora tenemos medios de evitar la concepción, nuestro deseo sexual se convierte frecuentemente en deseo de placer sexual e intimidad física.

En realidad hay una gran diferencia entre una chica preadolescente y una adolescente o mujer post-adolescente. Esa diferencia es el deseo sexual. La chica adolescente y la mujer post adolescente tienen un mensajero químico llamado testosterona circulando por todo su cuerpo que causa que su mente y su cuerpo hagan cosas sobre las que no tienen control. Súbitamente, su cuerpo tiene mente propia. Por razones desconocidas ellas experimentan excitación sexual y son llevadas a buscar una pareja sexual. Mientras están sentadas en la escuela, en el trabajo, y en mitad de la noche mientras duermen, su cuerpo puede explotar de deseo. Su vulva y vagina de repente toman vida y se dan a conocer. Sale líquido de su vagina, su clítoris vibra, y su corazón late más rápido. Su clítoris, su vulva, y sus pezones son muy sensibles al tacto. En la infancia pueden haberse masturbado porque se sentía bien, ahora se sienten complacidas de hacerlo, y pueden hacerlo frecuentemente. Un dolor hueco en su bajo vientre puede ocasionar que busque algo para llenarlo y calmar un dolor vaginal. Ver a otra persona, varón o mujer puede causar que vaya hacia ellos, que sus pies se muevan sin pensar. Ellas no saben por qué, simplemente pasa. Están llenas de una energía y excitación ilimitadas. Pensamientos e imágenes sexuales se vuelven predominantes. Se consumen en un sólo pensamiento, sexo. No importa cuánto tratan de resistir estas sensaciones, no pueden. No hay lógica que los desvíe de su curso. Ellas son sexuales, están llenas de deseo. Pueden ser inocentes y puras, pero definitivamente no son asexuales.

Percepción de Deseo
Mientras que el deseo sexual puede tener una base biológica o física, en la edad adulta frecuentemente se vuelve una percepción mental. El deseo sexual es lo que percibimos que es. El deseo sexual masculino usualmente es visto como bueno y beneficioso, mientras que el deseo sexual femenino es visto a menudo como malo y dañino. El deseo de un hombre a menudo se expresa en forma de una erección que es imposible de pasar por alto y que es indudablemente sexual, como define y acepta la sociedad. Al pene erecto se le ha rendido culto abiertamente en muchas culturas. Una mujer puede estar desnuda, experimentar deseo sexual, excitación, y orgasmo y el hombre puede no saber ni percibir eso. La misma mujer puede no saberlo, porque esto ha sido lo que espera la sociedad de ella. Las sociedades frecuentemente han rendido culto a mujeres no sexuales, vírgenes. Las religiones frecuentemente etiquetan a las mujeres sexuales como pecadoras. La manera en que una mujer percibe su deseo está entonces determinado y controlado por la sociedad dentro de la que vive, si quiere que la acepten en esa sociedad. Siempre ha habido aquellas que han desafiado a la sociedad con el costo de ser llamadas "locas" y "prostitutas".

Negación del Deseo Sexual Femenino
En la sociedad actual, frecuentemente esperamos que las mujeres sean sexuales y orgásmicas aún permaneciendo virginales.
A muchos, si no la mayoría de los hombres, se les ha enseñado que no deben querer una "esposa sexual." Sus madres han establecido el ejemplo según el cual deben vivir sus esposas. La madre que ellos conocen es asexual y nunca tendría deseos de sexo, ella rechaza cualquier mujer que sea sexual; las hijas aprenden del mismo modelo. El hombre puede jactarse de las habilidades sexuales de su "novia," pero se enojará abiertamente si alguien sugiere que su "esposa" hace algo de naturaleza sexual. Una novia puede ser "sucia" pero una esposa debe ser una "virgen." Los hombres frecuentemente no quieren presentar a su madre una mujer conocida como sexual. Una "novia sexual" frecuentemente tiene que transformarse en una "madre asexual" al cruzar el umbral del casamiento o maternidad. El deseo sexual femenino siempre debe estar controlado y expresado en "momentos apropiados" y de "manera apropiada"
Nosotros simplemente no reconocemos que nuestras hijas chicas, incluso las que no han alcanzado su adolescencia, puedan experimentar deseo sexual. La presencia de pelo púbico indica que los niveles de andrógenos están en ascenso; el desarrollo de los senos indica que los niveles de estrógeno están aumentando. Usualmente esperamos que ellas sean inocentes y puras, carentes de sexualidad. Negamos su deseo sexual y decimos simplemente que esta "enamorada" que están experimentando su "primer amor", o de nuevo, que están fuera de control. Esto lleva a confusión y daños porque no se les permite reconocer la verdadera naturaleza de sus sensaciones. Ciertamente no nos esforzamos por ayudarlas a entender lo que les está pasando o dándoles una salida constructiva a su energía sexual, es decir, masturbación. En cambio, las enviamos a buscar "amor." El amor entonces se convierte en un cometido peligroso.

Comprendiendo las Hormonas del Deseo
El tema de las hormonas es extremadamente complejo.
Comenzando en la pubertad, nuestros cuerpos producen altos niveles de la hormona testosterona y nos ordena buscar una pareja para la reproducción. Esto no es algo que nosotros elegimos o sobre lo cual tenemos control, simplemente ocurre. Esto es así en hombres y mujeres. Mientras que las mujeres pueden tener de un décimo a un quinto de la cantidad de testosterona que tienen los hombres fluyendo por su cuerpo, aún influye en gran medida. El cuerpo de la mujer es significativamente más sensible a la testosterona, entonces pequeños cambios en su nivel pueden tener mucho efecto en el deseo y en la salud genera. Sin los niveles adecuados de testosterona usted no va a experimentar deseo sexual, y además puede experimentar otros problemas de salud.

Las glándulas suprarrenales y los ovarios producen cinco tipos diferentes de esteroides del colesterol; dos de ellos son los andrógenos y los estrógenos. Los andrógenos son considerados comúnmente hormonas "masculinas" y los estrógenos "femeninas", aún cuando ambos sexos las tienen circulando por todo su cuerpo. Las mujeres usualmente tienen mayores niveles de estrógenos que de andrógenos. Los ovarios y las glándulas suprarrenales producen cada uno aproximadamente la mitad de la cantidad total de andrógenos, y la testosterona es uno de ellos. La testosterona actúa sobre el cuerpo y el cerebro haciéndonos desear el sexo y haciéndonos que respondamos más a la estimulación sexual. La testosterona también tiene efecto sobre varias funciones corporales e influye sobre nuestro estado general de salud.

Después que los ovarios y las glándulas suprarrenales producen la testosterona la mayor parte de ella se aglutina con una proteína llamada globulina aglutinante de la hormona sexual (en inglés sex hormone binding globulin o SHBG.) Solamente un 1-2% de la producción de testosterona se considera "testosterona libre" y tiene efecto sobre la función sexual. Cuando se miden los niveles de testosterona de una mujer, deben determinarse los niveles de la testosterona total, SHBG, y los niveles de andrógenos libres. Esto permite a los doctores saber cuánta testosterona se está produciendo y de cuánta se dispone para afectar la función sexual. Estos exámenes deben llevarse a cabo antes del mediodía y después que comienza la menstruación o inmediatamente después, en la fase folicular temprana del ciclo menstrual.

Debe notarse que el estrógeno aumenta la producción del SHBG que entonces resulta en menos testosterona libre en el cuerpo. Podría decirse que el estrógeno es una anti-testosterona. Esta es la razón por la que altas dosis de pastillas anticonceptivas pueden suprimir el deseo sexual y por qué la terapia de reemplazo de hormonas puede suprimir posteriormente el deseo sexual. También puede explicar por qué algunas mujeres experimentan mayor deseo más tarde en la vida más que durante la pubertad cuando sus niveles de estrógeno son altos. Los niveles de estrógeno caen abruptamente después de la ovulación lo cual puede influir en un aumento en el deseo en la mitad del ciclo cuando la mujer está en su máxima fertilidad, y los niveles de estrógeno están en su nivel mínimo durante la menstruación, explicando posiblemente por qué muchas mujeres experimentan un deseo mayor cuando en realidad son menos fértiles.

La mujer puede no llegar a producir suficiente testosterona o su cuerpo puede no ser sensible a ella, entonces no experimenta deseo sexual, o sólo en un grado limitado. La cantidad de testosterona y la sensibilidad de la mujer a ella no es constante a lo largo de su vida. Mientras que frecuentemente hay una fuente de producción de testosterona durante la pubertad, su nivel disminuye lentamente durante la adultez. No es probable que la mujer advierta una diferencia de un día a otro, pero mirando hacia atrás en un período de tiempo advierte que su deseo y placer ya no son lo que fueron alguna vez. Lentamente llegará a darse cuenta de que algo le falta. Esta comprensión puede tomar lugar mientras que la mujer está en sus veintes o más tarde. Las mujeres a las que se les extraen los ovarios, lo cual se llama menopausia quirúrgica, experimentan una disminución del 50% de su nivel de testosterona.

0 comentarios