Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Anatomía de los Senos.

Anatomía de los Senos

20070219203129-01.jpg

Anatomía
Cada pecho está constituido hasta de quince a veinte lóbulos de tejido glandular. El número de lóbulos no se relaciona con el tamaño del pecho. Cada lóbulo está constituido por hasta miles de glándulas diminutas llamados alvéolos o acinos. Estas glándulas están interconectadas por una serie de conductos, muy parecido a las uvas en una vid. Los alvéolos (singular, el alveolo y el acino) producen leche y otras sustancias durante la lactancia. Cada lóbulo alimenta un solo conducto lactífero que sale afuera a través del pezón. Como resultado hay de quince a veinte pasajes a través del pezón, resultando así en muchas aperturas en el pezón. Detrás del pezón, los conductos lactíferos se agrandan para formar pequeños depósitos llamados senos lactíferos. Cada seno tiene 2-4 mm. (0.08-0.16 pulg.) de diámetro. Los tejidos grasos y conjuntivos rodean los lóbulos de tejido glandular. La cantidad de tejido graso depende de muchos factores, incluyendo la edad, el porcentaje de grasa del cuerpo, y la herencia. Los ligamentos de Cooper conectan la pared del pecho a la piel, dándole su forma y elasticidad.

El pezón normalmente se proyecta hacia afuera de la superficie del pecho. La areola es el área pigmentada que rodea al pezón.
El tamaño de ambos varía considerablemente de mujer a mujer, y alguna variación de tamaño es normal entre ambos pechos de la misma mujer. El pezón y la areola están compuestos de fibras musculares lisas y una densa red de terminaciones nervios s. Los pezones se ponen erectos como resultado de contracciones musculares, no de la congestión de sangre. Los pezones erectos no sólo son una indicación de excitación sexual. Los pezones pueden ponerse erectos como resultado de muchas formas de estímulo de naturaleza no sexual, y pueden no ponerse erectos cuando ella se excita sexualmente. El área de la areola está poblada de muchas glándulas o tubérculos de Montgomery productoras de aceite. Estas glándulas pueden formar bultos y ser sensibles al ciclo menstrual. Estas glándulas actúan para proteger y lubricar al pezón durante la lactancia.

Sexual vs Maternal
Seguramente se preguntará por qué expliqué cómo los pechos producen la leche antes de considerar su funcionamiento durante el sexo, ya que éste es un blog sobre la sexualidad. Aunque no lo crea, en el proceso expliqué el funcionamiento de los pechos durante el sexo. Es común hoy decir que los pechos femeninos tienen dos funciones o papeles en la vida de una mujer, uno es sexual y el otro es maternal. Esta no es una afirmación exacta, ya que los pechos trabajan igual durante el sexo y la lactancia. Es la habilidad de los pechos de alimentar a nuestros niños la que los hacen capaces de producir placer sexual.

No hay ningún interruptor mágico que cambie el papel de los pechos de sexual a maternal. Muchas mujeres, y hombres, creen que lo hay, pero definitivamente no lo hay. Cuando una mujer alimenta a su bebé, espera que sus pechos respondan y entonces sentirse "diferente" de cuando su pareja la estimula sexualmente. Ella puede no esperar sentir placer "sexual" cuando su bebé se alimenta aunque éste sea
a menudo el caso. Si se reconoce que los pechos tienen sólo una función o papel en la vida de la mujer, será más fácil de entender su papel y funcionamiento durante el sexo y la lactancia.

¿Por qué los pezones son a menudo tan sensibles al toque? La respuesta probable es, para premiar a la madre por alimentar a sus hijos. La naturaleza ha construido un estímulo que anima a las mujeres a alimentar a pecho a sus hijos. Puede no ser solamente instinto lo que compele a las mujeres a querer a sus niños. Además, las contracciones uterinas que son el resultado del estímulo del pezón sirven para causar que el útero se contraiga rápidamente de tamaño, permitiéndole así quizás a la madre estar bien preparada para cuidar y proteger a su bebé recién nacido. Ocurre que los orgasmos también involucran las contracciones uterinas. La conexión entre el estímulo del pezón, la excitación sexual, y el orgasmo que algunas mujeres experimentan no es ningún accidente y su propósito primario no es sexual, aunque sea así cómo frecuentemente se beneficia la mujer. Tenga presente que es la sociedad la que ha lo definido como sexual versus maternal. Hay una razón por la cual nuestro cuerpo funciona como lo hace, y esa razón no siempre está de acuerdo con lo que la sociedad espera.

Un estudio encontró entre un grupo de veinticuatro mujeres que alimentaron a su bebé durante por lo menos dos meses, quesu deseo por el sexo volvió en una proporción más rápida en aquellas que lo hicieron que en las mujeres que no lo hicieron, a menudo ellas experimentaron excitación sexual hasta la fase de la meseta, y tres experimentaron orgasmo mientras amamantaban. Como se expresa arriba, el reflejo de eyección puede causar algunas sensaciones bastante intensas y está la conexión química y eléctrica anteriormente dicha entre los pezones y el útero.

Sensibilidad

La sensibilidad de los pechos de la mujer al estímulo varía considerablemente de una mujer a otra. Algunas encuentran sus pechos sumamente sensibles a su propio toque y/o al de su pareja, mientras que otras tantas no experimentan sensación agradable en absoluto. Las razones para esto se piensa que son de naturaleza tanto fisiológica como psicológica. Algunas mujeres tienen más terminaciones nerviosas localizadas en sus pezones y pechos que otras. La relación de una mujer con sus pechos también tiene influencia en su sensibilidad. Si le gustan sus pechos y tiene una relación positiva con ellos, está más abierta a las sensaciones físicas que ellos producen. En consecuencia es probable que ella perciba esas sensaciones de una manera positiva. Si a la mujer no le gustan sus pechos, por las razones que sea, está menos abierta y en consecuencia menos consciente de cualquier sensación que ellos puedan producir. Si ella no es consciente de ninguna sensación es menos probable que las perciba como agradables. El ciclo menstrual de la mujer a menudo influye en la sensibilidad de sus pechos, muchas experimentan periodos de ablandamiento del pecho que hace cualquier estímulo sexual insoportable. La sensibilidad de los pechos al estímulo puede sufrir súbitos altibajos durante el embarazo y lactancia debido a los cambios físicos y fisiológicos que experimenta la mujer durante este período. La madre puede experimentar el orgasmo mientras alimenta a su bebé aun cuando encuentra que sus pechos son insensibles al estímulo de su compañero quince minutos después, o viceversa. En consecuencia, no hay ninguna regla que se aplique a todas las mujeres con respecto a la sensibilidad del pecho.

La conexión entre el estímulo de los pechos, la excitación sexual, y las sensaciones genitales que algunas mujeres experimenta es el resultado de las conexiones eléctricas y químicas comentadas anteriormente. Estos químicos se sueltan durante el estímulo del pezón sin tener en cuenta si la mujer o adolescente ha estado alguna vez embarazada o ha amamantado antes. Esto se demuestra por el hecho de que los pechos de algunas mujeres siempre producen un poco de leche, empezando en la pubertad, y por las mujeres que amamantan bebés adoptados. Si una mujer estimula frecuentemente el pezón, simulando amamantar a un bebé recién nacido, probablemente empezará a segregar leche. La mujer no tiene que encontrar a sus pechos sensibles a la estimulación para que esto ocurra. Algunas de nuestras respuestas físicas se conectan de forma muy complicada y quedan fuera de nuestro control.

Tamaño y Sensibilidad de los Senos

El tamaño de los pechos de una mujer no tiene ABSOLUTAMENTE NINGUNA influencia sobre su sensibilidad al estímulo sexual.
Puesto que los pechos se han vuelto objetos sexuales en la sociedad occidental, los pechos grandes se han vuelto símbolos de
mayor sexualidad. Una mujer con los pechos grandes se ve a menudo como un ser más sexual que una mujer con los pechos
pequeños y como resultado también se espera que ella sea inherentemente más sexual. A pesar de estas expectativas, los
pechos grandes probablemente no son más sensibles al estímulo sexual, y una mujer con los pechos pequeños puede
encontrarlos muy sensibles al toque. Desgraciadamente, las mujeres con los pechos pequeños pueden tenerlos desatendidos
por su compañero debido a esta falsa creencia, y las mujeres con los pechos grandes pueden encontrar que recibe
demasiada atención. La pareja de la mujer debe tener cuidado de no juzgar la sensibilidad de sus pechos basándose en su
tamaño, o darles atención basándose en su tamaño.

Estimulando los Senos de una Mujer

¿Cómo estimula usted los pechos y pezones de la mujer? Eso depende de cada mujer pero quizás la mejor manera sea suavemente. Las mujeres disfrutan frecuentemente tener sus pechos prodigados con amor, lo que significa suaves roces de lengua mordiscos, y caricias con los labios, y dedos. Estimule el pecho entero, no sólo el pezón. Tome su tiempo. Consiga alguna loción corporal o aceite para masajes. Sus órganos genitales pueden responder al estímulo de los pechos, si lo hacen, es una buena manera de prolongar el placer sexual. Mientras que no es probable que ella experimente el orgasmo como el resultado del estímulo de los pechos solamente, puede ser intensamente agradable para ella. Sea consciente de su ciclo menstrual si ella experimenta ablandamiento de pecho. Sea consciente de que hay mujeres que necesitan estímulo clitoridiano y del pezón simultáneamente para experimentar el orgasmo.
Es importante estar atentos y preocuparse por los cambios que experimenta el cuerpo de una mujer para saber cómo estimular su cuerpo.

Algunas mujeres disfrutan del estímulo intenso del pecho, si no doloroso, pero tal estimulación debe ser discutida antes de probarla. Este goce por estímulo intenso puede tener más que ver con la liberación de las hormonas oxitocina y prolactina que con un goce del dolor mismo. Las hormonas liberadas durante el sexo a menudo aumentan la tolerancia de la persona al dolor.
El estímulo intenso de los pezones puede producir un incremento súbito de la producción de estas hormonas que puede tener un efecto significante en sus órganos genitales. Algunas mujeres descubren que les gusta que sus pechos sean tratados bruscamente mientras se masturban, y ellas pueden informar e instruir a su pareja cómo y cuándo hacerlo correctamente. No trate los pechos de la mujer como trozos de masa que usted está amasando ni muerda sus pechos o pezones, al menos que ella consienta este tipo de estímulo. Algunas mujeres disfrutan esto, pero no es algo que todas las mujeres hagan, e incluso quellas que lo necesitan tienen que estar en un marco adecuado si van disfrutarlo.

Algunas mujeres rechazan a sus pechos por razones emocionales; la más común es la inseguridad sobre su tamaño. Será importante entonces hacerla sentir cómoda ante esta situación prestándole mucha atención a ellos demostrando que son parte del encuentro.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris